martes, 12 de agosto de 2008

Sólo sois turistas

Nos llegan estos días noticias desde Vietnam que explican que la tormenta Kammuri ya se ha cobrado la vida de 120 personas. Algo que, al parecer, no importa a algunos de los turistas que visitan estos días la antigua Indochina, ya que sólo andan preocupados por llegar a la capital, Hanoi, y huir con celeridad del país. Imagino que cuando estos individuos lleguen a sus casas, y minutos después de entregar los souvenirs que hayan comprado “a esos chinos tan simpáticos”, explicarán sus hazañas: “¡Sí, sí, nen! Vientos huracanados y la embajada sudando de nosotros. ¡Qué vergüenza, qué fuerte! ¡Ese embajador es un impresentable!”.

Viajar se ha democratizado y lo aplaudo. En paralelo, sin embargo, ha emergido una nueva categoría de turistas que ejercen de tal. Son aquellos que piensan que por tomar un avión en verano ya son alguien importante y que, sólo por eso, la embajada debe estar a su plena disposición. Viajar a un país no occidental implica a menudo aventuras y anécdotas, fruto de unos quehaceres y unas costumbres ajenas a las europeas.

Estas vicisitudes que pueden surgir en el extranjero deben ser solucionadas por los propios turistas, siempre que sea posible. Si uno se queda atascado en Vietnam, que se busque la vida, tal y como hacen millones de vietnamitas que no van con el pasaporte en la boca. En cualquier caso, el último recurso debería ser acudir indignado a la embajada exigiendo una solución a su problema, porque ésta tiene otros funciones antes que vigilar a una manada de turistas que no saben –ni quieren– cuidar de sí mismos. Y es que, huelga decirlo, nadie está obligado a visitar un país exótico, donde ya se sabe que no existen las comodidades que gozamos aquí. Si uno quiere tranquilidad y relax, Lloret de Mar dispone de hoteles para ello. Claro que ir a Lloré no vende tanto como ir a Vietnam, neng.

Foto: Afp / Str
---------------------------------------
De reojo: Pésima actuación en Pekín de los nadadores y los tenistas españoles, salvo Nadal. Ya basta de vacaciones pagadas a deportistas con una calidad y un nivel de competitividad casi nulas.

7 comentarios:

Luis Alonso Laguna dijo...

Muchas gracias enric, por visitar mi blog. he vito el tuyo,me ha gustado y te he añadido al mio. te seguiré

Miquel Saumell dijo...

Viendo el episodio de los quejosos turistas españoles en Vietnam pensaba que ya iba siendo hora de que alguien escribiera estas cosas sobre el "nuevo turista poco consciente" que ha ido apareciendo en estos últimos años. Ahora veo que al menos uno ya les canta las cuarenta.
Muchos turistas no parecen querer entender que si viajar es muy recomendable, que lo es, a la vez uno corre ciertos riesgos que debe asumir con responsabilidad, de la misma manera que si pides una sangria en según que sitios tienes muchas posibilidades de terminar en una farmacia buscando algún medicamente para el estómago.
Dicho esto, sobre desatenciones y pasotismo mostrado por diplomáticos españoles en el exterior también habría mucho que hablar.

JoPo dijo...

no vende para los q vivis cerca de alli, para mi es una "region u estado exotico" jeje

lo de ir a esos paises, me parece algo muy aventurado, para como somos aki, en europa. igual peco de "precaucinista" pero yo no iria a muchos pises arabes por ejemplo, ni a
muchos orientales, la verdad q tampoco americanos ni africanos.....JODER! mejor no salgo de casa!!!!

para moverse hay q tener sentido comun, y de eso hay poco

miquelet dijo...

Es muy fácil pedir las comodidades y atenciones de casa en otro país. Siempre he distinguido entre los turistas y los viajeros. Los primeros quieren que el destino se ponga a su disposición y los segundos se ponen a disposición del destino.

Salud.

El Comunero dijo...

La majoria de gent que va a aquestos païssos i va "perque mola", no tenen ni la mes míniva intenció d'aprofundir en aquella cultura ni en la vida de la seva gent.Comparteixo el teu punt de vista

Fernando Manero dijo...

No hay nada peor que un turista con mentalidad de turista y presumiendo de turista. Y cuando de españoles se trata, la patología puede llegar a extremos inconcebibles. Hablan a gritos, entonan fanfarrias de su pueblo, hacen gala de ser mus listos en el regateo y, lo que es peor, se pasan el tiempo comparando con lo que dejaron en sus lugares de origen, donde todo es de puta madre y no esa panda de desaparrados que ahora les acogen con cara que ellos creen bobalicona y que en el fondo no refleja más que una desconcertante sorpresa. El problema es que no aprenden ni quieren aprender. Por eso cuando les ocurre algo, echan rayos y centellas porque no se les resuelvan de inmediato los problemas, a lo que tienen derecho por haberse gastado una pasta en el viaje, del que apenas sacarán unas pocas conclusiones sin pena ni gloria. A los diez minutos de empezar a hablar de lo que han visto ya no tienen nada que decir. Una peste. Cuidate

A.Orte dijo...

Ir en temporadas de lluvia a esos países tiene esos riesgos. Es como irte al caribe en verano. Todo lo demás no hace falta decir nada, se junta el hambre con las ganas de comer.