martes, 18 de marzo de 2008

Es el nuevo periodismo

Se habla mucho del futuro de los periódicos, de sí algún día desaparecerá o si se mantendrá como lo hemos conocido hasta ahora. Uno de los motivos que hacen pensar así es el auge del periodismo digital, que cada año que pasa se lleva una parte mayor del pastel de la publicidad.
El periodismo digital no tiene, de momento, una capacidad de influencia tan elevada como los periódicos o la radio. Los textos que aparecen en Internet suelen haber sido escritos en tiempo récord, por lo que se no pueden aliñar con el necesario background que sí hay en el periódico. Un redactor de diario suele emplear toda una tarde y parte de una mañana para escribir un puñado de líneas. El periodista de digital es hijo de otra generación, de aquella que domina los ordenadores y sabe optimizar todos sus recursos. Por ello, el periodista digital es capaz de escribir ocho noticias en la misma jornada que la ‘vaca sagrada’ del papel escribe sólo un texto.
Poco a poco, el periodismo digital va comiendo terreno al papel, guste o no. La gente vive estresada y no puede dedicar todo el tiempo que quisiera a la información. A veces se necesitan pildoritas para estar al día. Es lo que hace la televisión. El periodismo digital, pues, es hijo del lenguaje televisivo.
Pero Internet ofrece más: la famosa web 2.0, aquella que está creada por los usuarios (que se me disculpe por tan pobre definición). Algunas páginas digitales de periódicos ofrecen la posibilidad de comentar las noticias escritas. Tal añadido apunta al tema (se da la opinión sobre esto o aquello) o apunta al autor de la noticia (al que se puede aplaudir o, muy a menudo, desprestigiar). También hay posibilidad de insultar o alabar al protagonista de la noticia. Incluso si es un catedrático de universidad, el lector de turno sabrá más que él. ¡Tócate los huevos! Sea como sea, la web 2.0 y el nuevo periodismo da la posibilidad al lector de intervenir en la noticia y dar su opinión, de forma mucho más directa que con una filtrada carta al director. Algunos periodistas de toda la vida ya lo han experimentado. Nunca nadie les había criticado al minuto sus textos.

---------------------------------------
De reojo: Atención, pregunta: ¿Cómo harán las chicas de sincronizada para mantener el maquillaje bajo el agua?

5 comentarios:

Lola Mola dijo...

pss!!, Enric, se llama waterproff, maquillaje waterproff... un clásico, cómo se nota que no te pintas a menudo... ejjeje

Enric Tomàs dijo...

Gracias Lola, la duda me carcomía. Habrás visto que el post es de un tema que tú controlas, eh?

Miquelofis III dijo...

Muy buenas tardes Enricco, tras varios meses de ausencia, he decidido regresar a este, nuestro cyber-ente público, para apoyar esa nueva forma de periodismo de la que hablas en tu último post. Sin duda, a pesar de que siempre habrá quienes quieran dar su opinión de forma constructiva, nunca dejarán de existir lo que una hermosa amiga de ambos -Montse- un día definió muy acertadamente como "chafa-conferencias". No obstante, no ofende quien quiere sinó quién puede, por lo que la interactividad periodística (y tu blog es prueba de ello) no puede sinó ser un gran paso hacia la libertad de expresión.
PD: se me hace raro escribirte en la lengua del imperio... pero -por el momento- sigue llegando a más oídos... ;)

A.Orte dijo...

No quiero ser malo, pero en una época de nuevo periodismo no veo el motivo por el cual no se podría "abrir" más los medios a no periodistas. O mejor dicho, ¿Hay que ser periodista para ser periodista en medios digitales? Y pienso en aquellas disciplinas donde, a falta de información, tener un "background" puede ser importante: política internacional, economía, ciencia. Ya sé que muchos periodistas complementan su formación, o la inician, con alguna otra carrera, pero ¿qué impedimento técnico hace que alguien que pueda escribir bien y rápido sobre un tema no lo haga porque no es periodista?

Enric Tomàs dijo...

En primer lugar, quiero aplaudir la irrupción de Miquelofis III en esta bitácora. Tienes razón con lo de chafa-conferencias. He ido a muchas charlas y siempre, siempre, aparece el mismo sujeto: aquél cuya intervención está destinada únicamente a hacerse oír, ya sea para presumir de conocimientos o para vindicar una causa perdida con público asegurado. Normalmente poco aportan al conocimiento del público.Respecto a la respuesta a Andreu, si él y mis lectores me lo permiten, lo intentaré hacer en un nuevo post porque lo que el tema da para mucho.