lunes, 12 de enero de 2009

En pie de manifestación

Un frío domingo de Madrid, pertrechados con bufandas, gorros, guantes y, como no, sus kefiyes nuevos de trinca, los actores españoles salieron a la calle para encabezar una manifestación de repulsa al ataque israelí sobre la Franja de Gaza. Lejos de diluirse entre la marea de personas que acudieron a ejercer su legítimo derecho a la protesta, los artistas, también conocidos como integrantes del mundo de la cultura, se pusieron en primera fila y desde allí reclamaron el fin de la injusticia que castiga estos días a Palestina. Les acompañaron miembros del PSOE y de IU, así como el ex director de la UNESCO, Federico Mayor Zaragoza y la periodista Rosa María Mateo. Estos dos últimos me encajan más en una manifestación de este tipo.
Ignoro qué conocimiento tienen los actores españoles sobre el conflicto de Oriente Medio. Lo que es bien seguro es que conocen al dedillo la intensa relación entre izquierda-pueblo palestino oprimido y derecha-Israel estado opresor. Ante semejante tesitura, está claro por quién decantarse.
La reacción de Israel esta siendo salvaje, cruel y desmesurada, del mismo modo que dura es la vida los vecinos de Sderot, cuya vida transita entre el ulular de las sirenas y los kassam cayendo sobre sus tejados.
Uno de los problemas del conflicto palestino-israelí es el enorme efecto contagio que tiene en el resto del mundo. A nadie deja indiferente el cruce de balas de ambos contendientes y, por ello, todos quieren opinar, dada su condición de expertos. Sin embargo, dicha opinión es a menudo sesgada y basada en la identificación ideológica de un hecho de política interior con un hecho fuera de nuestras fronteras. Ya pasó, por ejemplo, con El País cuando apostaba deliberadamente por Obama o Kerry en 2004 (el ZP americano), en contra de McCain o Bush (al que identificaban con Aznar). O con el silencio respecto a la violación de los DDHH en Cuba.
Sin embargo, nuestros artistas, adalides ellos de la progresía española, salen a la calle, porque siempre hay algo por lo que protestar y por lo que ponerse al servicio de la lucha ideológica que tanto gusta y que tanto vende entre el público. Me pregunto, por ejemplo, por qué estos artistas se escondieron tan obscenamente en sus madrigueras cuando la campaña contra Catalunya de hace un par o tres de años tomó especial virulencia.
A nadie niego el derecho a la protesta ni la afinidad ideológica. Pero de hacerlo con alma a hacerlo por una estúpida identificación hay un trecho. Y eso no me convence.

Foto: Periodista Digital
---------------------------------------
De reojo: Intensa nevada la que tiñó Madrid de blanco el pasado viernes. Hay fotos en Facebook.

11 comentarios:

Fernando Manero dijo...

Lo que menos habia allí eran artistas. Y lo comprobé in situ. Habia mucha gente anónima, sin relación alguna con el famoseo, brillaban por su ausencia muchos de los que el payaso de la Cope Losantos llamó "titiriteros" cuando lo de la guerra de Irak, y de los que hablaron desde la tribuna sólo una pertenecía a la farándula, si es que se quiere llamar así. Habia gentes de todos los colores, de todos los ropajes (constancia gráfica tengo de ello) y no puede decirse que personas del centro y la derecha no estuvieran presentes en la manifestación por la paz en Palestina. Faltó el Partido Popular, cierto, pero tampoco se le ha oido desmarcarse de esa convocatoria. Simplemente se calló, evitando desautorizaciones como otras veces ha hecho. El silencio. No es un conflicto lo que existe allí, ni tampoco cruce de balas, porque no hay balas. Es la ocupación ilegal y el bloqueo prolongado, con efectos humanitarios catastróficos, y el rechazo contra la cárcel sin techo en que Israel ha convertido Gaza desde que se marchó de allí. El infierno no es peor, por lo que dicen. Hay tanques, hay bombas, hay explosivos, hay barbarie. Mucha muerte, pero, sobre todo, algo en lo que hay que insistir, mucha, muchísima, destrucción material. Arrasar Gaza, eliminar lo que se mantiene en pie: ese es el objetivo, mientras en Cisjordania proliferan los asentamientos condenados por la comunidad internacional, crece el muro y se usurpa Jerusalén Este. En mi blog he tratado reiteradamente el tema y no quiero volver sobre sus detalles, que son archiconocidos. Simplemente diré que la manifestación de Madrid fue un grito masivo de mucha gente contra la aniquilación a que está siendo sometido el pueblo palestino, en uno de los ejemplos de tragedia e impunidad más terribles de cuantos han sucedido después de la Segunda Guerra mundial. Que cada cual aguante su vela, y los artistas se entretengan con la suya. Pero generalizar, amigo Enric, no es bueno, porque eso impide reconocer que mucha gente de la izquierda ha condenado la situación de los derechos humanos en Cuba y fueron no pocos también los que se solidarizaron con Catalunya cuando lo del boicot a sus productos. Hay testimonios numerosos que lo avalan. Vivimos en un pais muy diverso, donde, creo que para bien, los que aparecen en las pantallas o se lucen en las galas son una minoría, aunque brillen porque lo llevan en el oficio. Un cordial saludo

Enric Tomàs dijo...

@Fernando:
Yo no critico los motivos de la manifestación ni pongo en duda la diversidad de los allí presentes. Simplemente me quejo de que los artistas de turno (no les llamaré titiriteros como Losantos) siempre se ponen en primera línea de todas estas movidas cuando a menudo están lejos, física e intelectualmente, del hecho sobre el que protestan.
Sobre Cuba, no recuerdo críticas contra el regimen. Y sobre el boicot a prodiuctos catalanes tampoco. Tendré que revisar la hemeroteca, que para eso está.
Y estoy más que de acuerdo que generalizar no es bueno, y por eso intento no hacerlo nunca.
Saludos y, como siempre, gracias por tus comentarios.

A.Orte dijo...

Yo la verdad es que no entiendo por que en una sociedad donde casi todo el mundo dice tener una carrera, dos carreras, un máster, habla 4 idiomas y viajan a todas partes se les dé tanto espacio para opinar sobre política a los llamados artistas. Decía uno el otro día... "me alegra que me preguntes sobre Palestina, como intelectual de este país". Todo me suena a otra época, cuando la población apenas sabía leer (no sólo aquí) y a falta de creernos a los políticos y curas, quedaban ellos. A día de hoy se me ocurren bastantes miles de personas que me parece que tendrán comentarios como mínimo más razonables, por ejemplo tú.

Anónimo dijo...

Aquesta vegada no puc estar d'acord amb tu. Qualsevol que vulgui anar a una manifestació està amb el dret de fer-ho, també si es un artista. Estàs suposant que no ho fan per convicció i no en tens cap proba. Comparar Palestina amb Catalunya hem sembla com a mínim desmesurat i poc objectiu. També penso que es una manifestació que per damunt de tot el que busca es aturar la matança i no pendre realment partit entre uns i d'altres. Per a mi totes les manifestacions en contra d'una guerra o genocidi, son benvingudes. Si algú està en contra que Israel contiui matant civils i calla quan palestina llança els missils contra la població d'Israel doncs procura convence'l que també es manifesti en contra del terrorisme palestí, pero no el desacreditis i el facis callar quan l'objectiu de la seva manifestació es la Pau. Una abraçada. gerard c.

David dijo...

O por qué estos artistas no se manifiestan contra los incumplimientos de la ley de Dependencia, que tras anunciarse a bombo y platillo, ha dejado en la estacada (y ha tomado el pelo) a decenas de miles de familliares de dependientes....

jander dijo...

Menos mal que encuentro a alguien que por lo menos se cuestiona las razones de tal avalancha de adhesiones a la causa palestina.
La mayoria nos permitimos opinar de temas que no tenemos ni puñetera idea. Y no pasa nada. Ahora esta de moda decir que los israelis son unos criminales y los palestinos unas victimas. Y como esta de moda, a la manifestacion todos. Que hace un monton de años que los palestinos estan en campos de refugiados,en unas condiciones infrahumanas, que los israelis viven en una amenaza terrorista constante.. etc, eso no tenia importancia, hasta el ultimo ataque.
Somos unos borregos, nos importan las cosas durante el intervalo de tiempo que sale en las noticias de la tele. Eso si, todos nos llenamos la boca de solidaridad y justicia... que bonito.

jander dijo...

per cert enric, el jander soc jo, o sigui el ricky....

Enric Tomàs dijo...

@Gerard C: Jo no em queixo que els artistes vagin a una manifestació com la que comentava ni que hom protesti contra una matança com la perpetrada a Gaza. El que em sembla frívol és que molts d'ells ho fan per aquest afany de alinear-se amb les postures d'esquerres, sense perdre ni un minut en reflexionar o en buscar l'arrel del problema. De ben segur que molts d'ells saben més que jo del conflicte d'Orient Mitjà, però tb segur que molts d'ells amb prou feines poden situar la Franja en un mapa. Això passa igualment amb els que no són artistes.
A més, hi ha molts altres temes diguem-ne d'esquerres pels que no obren la boca: Un d'ells l'apunta el David. D'altra banda, l'assetjament a Catalunya de fa uns anys en va ser una. Evidentment no ho podem comparar amb Palestina, però aquí ho vam patir i viure, i no ens hagués anat malament que s'alcessin algunes veus per frenar l'escalada verbal.
De totes maneres, gràcies pel comentari i oblida't que et torni a invitar a xocolata i melindros al centre.

@Andreu: gràcies i bon any! Espero tenir sempre coses a dir.
@David: Gràcies per portar al debat el tema de la (de moment fallida) Llei de Dependència.
@Ricky: Tard, però per fi et dignes a passar-te pel blog. A veure si hi ha continuïtat.

Esther dijo...

Ayer, a las 18.00h, en Sol había otra manifestación convocada, y me quedé con las ganas de ir, por ver el ambiente más que nada. Soy un poco escéptica respeto al conflicto de Gaza: quiero saber sobre el tema, porque siempre me acabo encallando en algún punto que no veo claro, leo sobre ello y al final acabo por no entender nada. Es lo que dice Jander ahí más arriba, que me da la impresión que no tengo ni puñetera idea sobre el tema, lo veo demasiado grande, demasiado sangriento, aunque pueda sacar mis propias conclusiones. Israel es opresora, Palestina oprimida, pero no quiero pensar que unos sean malos malísimos y los otros no, al fin y al cabo están en el mismo ajo de la guerra. Aunque coincido contigo, la reacción de Israel hasta el momento está siendo desmesurada.
Y las manifestaciones me parecen una verdadera herramienta de opinión pública. Siempre y cuando, claro está, se haga con alma, cómo bien dices tú.

Africa dijo...

Y es que , quizás, lo de menos sea entender o no entender el conflicto.Lo que sí entendemos, porque lo vemos, son los muertos que ello conlleva.Mientrs se discute si son galgos o podencos, gente inocente pierde su vida inútilmente.

Fernando Manero dijo...

Parece mentira que a estas alturas pueda existir confusión sobre la tragedia de Oriente Próximo, considerando una moda la postura que se adopta frente al expolio, la ocupación y la destrucción de un pueblo por otro. Muchos hemos confiado en Israel, e incluso se miró para otro lado cuando en el 48 expulsaron a 800.000 palestinos y destruyeron 543 poblaciones. Confiábamos en que esto se iba a resolver. Pero desde Sabra y Chatila, desde lo del muro de Cisjordania, desde el bloqueo inmisericorde de Gaza, desde la usurpación masiva de tierras, desde el incumplimiento reiterado del derecho internacional, desde la destrucción de Yenin y la Mukhata, desde la prohibición a los delegados de la ONU y los informadores a entrar en Gaza, desde el empleo de bombas de racimo y fósforo blanco contra población inocente, se acabó. Se acabó lo de hablar de buenos y malos, porque es una simpleza absurda. Es la defensa de la ley y de los derechos humanos lo que motiva a un sector importante de la sociedad a considerar que el gobierno del Estado de Israel es simple y llanamente genocida. Un Estado que se pasa por los huevos el derecho internacional y que reproduce los peores métodos del apartheid no tiene excusa posible, cuando además destroza al contrario para que sus líderes corruptos saquen tajada electoral. Una indecencia. Saludos, Enric... no dejes de ilustrarnos con tu buen hacer