jueves, 4 de septiembre de 2008

Papa cuéntame otra vez

"Qué lejos queda Jean-Paul Sartre, qué lejos queda aquel París", dice un Ismael Serrano con voz trémula en esta tal vez su mejor canción. También habla de "ese guerrillero loco que mataron en Bolivia". Clara alusión al Ché Guevara, del que se acaba de presentar una película.


De reojo: Dice un estudio que los catalanes estamos perplejos por la situación que vive este país. De entre los motivos que se esgrimen está "la toma de conciencia de que Catalunya ha dejado de ser el motor de la economía y de la modernidad de España" o "la denominada 'desafección' de la población hacia la gestión pública". Estoy de acuerdo con el estudio, pero creo que es un poco benevolente. ¿Acaso Montilla y sus leguleyos no tienen más responsabilidad tras su continuos vodeviles?

7 comentarios:

Fernando Manero dijo...

Excelente canción la de Ismael Serrano, magnífica y evocadora de tiempos que ya no serán. Se nos reprocha que vivimos de nostalgias, que recordamos en exceso, que cualquier tiempo pasado.... En absoluto. Miramos a nuestro alrededor y vemos demasiadas cosas ya vistas, que nos dicen poco a la hora de encontrar respuesta a los problemas que vemos y nos planteamos. Paris nos queda lejos, porque ya no es el Paris que admiramos. Hay que patearlo mucho e indagar en lugares insólitos para encontrar aquellas luces que iluminaron nuestra juventud. Un cordial saludo

www.portaldelperiodista.blogspot.com dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Josep Tomàs i Grau dijo...

De segur que els leguleyos i altres especies no son alients a aquesta perplexitat, ja que s'han pasat decades mirant-se el malic. Pero també crec que als catalans els hi falta una mica de coratge, perque desprès del NO A LA GUERRA ací no es mobilitza ni dèu

miquelet dijo...

Aquesta desafecció de la gent i la desil·lusió els ve molt bé. Quan pocs ulls vigilen, més fàcil és fer allò que els interessa.

Salut.

josep estruel dijo...

Yo creo que la desilusión es general Los compromisos que se han adquirido con el pueblo catalán han sido muchos y muy claros, pero "adquirir" y "cumplir" no es lo mismo. Y en cuanto a nosotros,parece que ya nos está bien como estamos.Como casi siempre el dichoso conformismo.
Una abraçada.

Enric Tomàs dijo...

Gracias a todos por vuestros comentarios. Sólo quiero constatar que el comentarion elminado fue borrado por ser publicitario. ¡Aquí no se censura!

kehre dijo...

En fin, vale con la primera estrofa de la pieza maestra para echarse a temblar:

"Papá cuéntame otra vez ese cuento tan bonito
de gendarmes y fascistas, y estudiantes con flequillo,
y dulce guerrilla urbana en pantalones de campana,
y canciones de los Rolling, y niñas en minifalda."

Que es un cuento es lo único cierto, algo que ya descalifica todo lo demás, y lo de la 'dulce guerrilla urbana' pues otro ejemplo más de adjetivación, digamos, descuidada. Salvo para los masoquistas, a los que las hostias y los cristales rotos les ponen.
Seguir viviendo así, Dios mío.