jueves, 11 de septiembre de 2008

¡Jerusalén, Jerusalén!

Como si de un cruzado se tratase, en unos días viajo a Tierra Santa. Allí espero entender por qué en este rincón de mundo se cuece la madre de todos los conflictos. Espero ver y oir historias de ambos bandos y que de ellas pueda extraer una opinión. Espero ir más allá de la fría historia, de los 1948,1967, intifada uno, intifada dos, Oslo, Camp David y Arafat.
Si no puedo, al menos habré pisado una tierra distinta, aquella donde casi todo lo que somos empezó. Una vez allí quizás me dé por emular a esos cruzados que 2.000 años atrás llegaban a la ciudad tres veces santa y exclamaban, arrodillados: ¡Jerusalén, Jerusalén!

En cualquier caso, como dijo un lector de esta bitácora, espero volver diferente.

Foto: Caminante sobre el mar de niebla (1817-1818). Caspar David Friedrich
---------------------------------------
De reojo: Dios, Yahvé y Alá bendigan a El Caminante, que va diciendo por ahí que su otoño llegará con cambios.

11 comentarios:

Diego Fernández Magdaleno dijo...

Que lo bendigan...
Saludos,
Diego

El Comunero dijo...

I ve quines conclussions en vares treure?

Enric Tomàs dijo...

Encara cap: marxo dilluns...

Anónimo dijo...

Gerard C. dijo...

Hi ha un filosof que la meva falta de memoria no hem permet citar que va dir: Qualsevol viatge es també un viatge interior.

Una abraçada caminante (no t'aturis)

Guillem Carbonell dijo...

A mi Jerusalem em va encantar: edificis de pedra blanca, ortodoxos jueus, àrabs, coptes ... uf ja explicaràs !

Xoán Salgado dijo...

Una tierra de verdad fascinante. Te va a encantar. Ya nos contarás a tú vuelta y contrastaremos. Buen viaje. Shalom

Fernando Manero dijo...

Profundiza, que lo harás bien, en una realidad que nos atormenta y de la que sabemos muchas cosas, las suficientes como para entender lo que pasa y porqué pasa. Los problemas geopolíticos nunca se cierran porque nunca se sabe hasta qué punto pueden agravarse. Pero sin duda cualquier luz es buena en medio de tanta tragedia. Cuidado con los cruzados, que los hubo de todos los pelajes y no siempre dignos de encomio. Viaja con humildad, con curiosidad y con la mochila siempre abierta a lo insospechado. Cuando se va a un sitio así, se va a para aprender y desentrañar las realidades que sólo el contacto puede proporcionar.

miquelet dijo...

Espero que aproveches el viaje. Si aquella tierra te enseña sus entrañas, será un viaje bien aprovechado.

Buen viaje. Salud.

D.Guerrero dijo...

Buen viaje caminante! Que disfrutes y vuelvas con la mochila llena de conocimientos y experiencias inolvidables.

Enric Tomàs dijo...

Gracias a todos. Espero poder escribir algo digno de las visitas que recibe esta bitácora de un caminante.

Jordi Rota i Sala dijo...

Segur que no és tant bonic com Borredà ;-))

Que vagi molt bé !!!