martes, 23 de septiembre de 2008

Mis últimos minutos en Jerusalén

Jerusalén me despidió como nunca quise verla, mostrándome la peor cara de la hermosa tierra que la circunda. A pocas horas de coger el autobús camino del búnker/aeropuerto Ben Gurion de Tel Aviv, un conductor suicida palestino embistió en una céntrica plaza jerusalemita a un grupo de unos veinte soldados. A los pocos minutos del atentado, este vuestro Caminante estaba en el lugar de los hechos, no por su olfato periodístico sino por puro azar.
Nervios, tensión, ambulancias, unidades móviles de la televisión, polícias apartando a los curiosos con malas pulgas, judíos ultraortodoxos gritando al unísono muerte a los árabes.
Así fueron mis últimos minutos en un país que nunca duerme.

Actualización a las 19:57: Hay disponible para todo aquel quien quiera una galería de imágenes de Israel en mi Facebook. Haced click aquí.

Foto: E.T.
---------------------------------------
De reojo: Este es el primer capítulo de las crónicas que en los próximos días relataran el viaje de una persona curiosa a Israel.

12 comentarios:

Diego Fernández Magdaleno dijo...

Me alegra que estés bien.
Un abrazo,
Diego

mnk dijo...

TUMÀS CULLONS! i no ens fas una crònica per LV????
estàs bé? quan tornes?
mira que ho vaig pensar qui hi series... DIME ARGO!

Oriol Serradell dijo...

Enric,

Ens veiem...ja saps que no sóc una adicte a la l'escritura, però espero continuar-te llegint molt de temps...

Oriol Serradell

A.Orte dijo...

Del "Nervios, tensión, ambulancias, unidades móviles de la televisión, polícias apartando a los curiosos con malas pulgas" t'ha faltat el pavor, desconcierto, un completo amasijo de hierros que seria propi de Chucky Piqueras. Espero que no t'hagi afectat en absolut.

Guillem Carbonell dijo...

Ei Enric, ja ens ho explicaràs més extensament! Quan puguis mira la informació sobre el tema que he posat en el meu bloc ... ;D

Xoán Salgado dijo...

Espero impaciente tús crónicas. Shalom desde Galicia

Xoán Salgado dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
marinayang dijo...

Des de la Xina també esperem amb frisança les teves cròniques!

miquelet dijo...

menos mal que no te ha pasado nada. Es desagradable, pero has visto la realidad de la región. El conflicto en directo. Imagínate lo duro que debe ser vivirlo día a día y no poder escapar de él. No quiero ni imaginarlo.

Salud.

Fernando Manero dijo...

Cuidate, porque estás en la zona más caliente y conflictiva del mundo. Basta con viajar a Jerusalen para percibir la historia de las historias, los lugares donde se fraguó nuestra civilización y donde el tiempo se identifica con la tragedia, el dolor y la desesperanza. Soy de los que piensan que es un problema que se agrava porque no hay voluntad de solucionarlo.

Enric Tomàs dijo...

Ciertamente, como dice Fernando, Israel es la cuna de la civilización. Allí se dan cita las tres grandes religiones y eso es, a mi parecer, fuente inagotable de conflictos. Indudablemente, no es el único (el tema del acceso a recursos naturales como el agua es el gran tapado) pero la religión se aleja del raciocinio y sin éste no hay quien negocie.

Josep Tomàs i Grau dijo...

Molt fort el tema, pero crec que es una experiència que no t'enpenedeixes d'haverla viscut. Per algo es lo ques es. Espero que segueixis explicant la teva aventura.
Fins aviat