martes, 24 de julio de 2007

Héroes drogados

Partía en muchas quinielas como el más firme aspirante para llevarse la vigente edición del Tour de Francia. Su victoria en la última Vuelta a España, sumada a la falta de un claro favorito, daban a Alexander Vinokourov grandes posibilidades de llegar de amarillo a París. Lamentablemente, eso no va a ser posible. Hoy martes, la organización del Tour ha revelado que el ciclista kazajo ha dado positivo en un control antidoping por transfusión sanguínea homóloga, es decir, recibió sangre de alguien con su mismo tipo sanguíneo. Esta trampa pasó siempre desapercibida hasta los Juegos Olímpicos de Atenas de 2006, en los que se desarrollaron unos análisis capaces de identificar este tipo de dopaje. Parece ser que ‘Vino’ no estaba al corriente de estos avances.

O quizás sí. Pese a llegar como favorito al triunfo en París, una caída en las primeras etapas de la ronda gala dejaron al ciclista visiblemente magullado. Algo que no le impidió anotarse dos victorias de etapa: una al coronar en solitario el puerto de Loudenvielle, y otra al volar en la contrarreloj de Albi. En la mente del kazajo quizás había la esperanza de protagonizar una remontada histórica –del suelo, al podio de los Campos Elíseos–, y hacerla con el plus añadido de estar casi lisiado. Para ello, no dudó en hacer alguna trampa, quizás pensando que nadie se daría cuenta. Esto demuestra dos cosas: o el kazajo es profundamente estúpido al intentar engañar a médicos y aficionados, o, más preocupante todavía, el dopaje está tan extendido que ‘Vino’ pensó que no le iba a tocar a él.

Sea lo sea lo que pasó por la cabeza del ciclista del Astaná, su caso supone la enésima herida al deporte de las bicicletas. Hoy mismo, el director del Tour, Christian Prud’home, ha manifestado que el ciclismo necesita un cambio radical. Algo que levante la eterna duda que pesa sobre tipos que recorren 200 km. encima de una bicicleta y suben montañas a las que otros no llegan ni en coche.

Además, hoy también se ha sabido que T-Mobile, uno de los patrocinadores más veteranos del pelotón, se está planteando abandonar la esponsorizacion de este deporte por temor a ser vinculado con prácticas antideportivas. Las soluciones que reclama Prud’home han de ser efectivas e inmediatas, y han de venir de todos los protagonistas, empezando por los propios ciclistas. Son ellos los que se están jugando el pan, y los que tienen que parar esta sangría.

Desde siempre, en la historia del deporte ha habido héroes, y el ciclismo siempre ha sido pródigo en ellos, no sólo por sus victorias sino por su actitud durante las carreras. El dopaje puede dar triunfos, pero destroza la forma de obtenerlos. Y es que un héroe drogado no despierta pasiones.


------------------------------------------------------------
Afp Photo / Franck Fife

3 comentarios:

Cisco dijo...

Ja trobava a faltar el teu comentari sobre els enrenous del món de les dues rodes, sobretot després del teu "cabreig" pel cas Roberto Heras!

Viro és un altre heroi caigut en un esport que està perdent la màgia que l'havia caracteritzat i que s'està convertint en un engany. Semmbla que ara juguem a veure qui enganya millor i qui es dopa de forma més dissimulada.

P.D. Jo davant d'una etapa de més de 200 km, i 4 ports de muntanya em doparia per tot àrreu.

Salut!

Anónimo dijo...

De Rassmussen no dius res? que poc actualitzat està aquest bloc, jajaja!

Gerard dijo...

Enric,

acabo de d'escobrir el teu bloq. Collonut! Et penso seguir xaval...bona feina!