lunes, 6 de agosto de 2007

5 minutos y 42 segundos

Sueles levantarte pronto, al menos eso dices. No es que duermas poco, no, te vas a dormir muy pronto, casi como si fueras un anciano, pero no lo eres. Desde que dejaste el alcohol, te has planteado cuidarte más. Y en eso entra el dormir más horas.

Como tantos otros, pasas tus vacaciones en una segunda residencia, un rancho en tu caso. Sales pronto a montar en bici, te paseas en tus caballos. A veces, incluso, te visitan amigos a los que enseñas tu casa. Hoy, por ejemplo, ha venido un colega asiático, que llevaba extraños atuendos. Siete años atrás pensarías que ese tipo estaba majareta, con esas pintas. Te acercarías a tu mujer, una ex bibliotecaria ex Demócrata, y le preguntarías por qué el tío ese no llevaba un chaleco de cuero, camisa a cuadros y sombrero cowboy. Concluirías que lejos de tus mares, la gente está loca.

Pero tú ya no eres el mismo, desde hace siete años tienes un gran trabajo, aunque próximamente tendrás que dejarlo. La ley es así, no hay que darle más vueltas. Decía que eres distinto desde el 2000. Tu trabajo te permitió estrenar un pasaporte, que has usado a conciencia para viajar por todo el mundo. Dispones de avión propio, así que te has ahorrado lidiar con infraestructuras atrasadas y saturadas.

Cuando dejes tu actual puesto de trabajo reflexionarás sobre si lo has hecho bien o mal. Difícil pregunta, siendo tan maniqueísta como siempre has sido. Pero, ¡qué leches!, lo has sido con gente que lo merecía, porque más allá de nuestros mares la gente es eso, buena o mala. Los buenos han sido tus amigos. A los malos, como muchos de los que viven en el país del amigo que te ha visitado hoy, hay que apartarlos de este mundo. Ensucian la obra de tu Dios y Él te pide que los apartes. También te ha pedido, cuando tú le hablas cada noche, que protejas a 300 millones de personas y, por extensión, al resto del mundo bueno.

Hoy, en un interesante país que a ti no te gustaba, han muerto 52 personas. Ayer, como casi siempre, fueron decenas más. Cuando estés en el calor de tu rancho, con los pies encima de la mesa, podrías preguntar qué puedes hacer para cambiar esto. Hoy, en este mundo al que tú has ayudado a dar forma, han muerto millones de personas. También hay gente a la que han encarcelado por dar su opinión; gente que ha muerto por no tener ni una migaja que llevarse a la boca; gente que se ha enriquecido vendiendo armas de matar. Además, hoy, en un país que no gustaba a tus predecesores murieron, hace 62 años, más de 100.000 personas en pocas horas.

A veces, un pasaporte no sólo es un documento donde sellar destinos. Es una invitación para viajar, para conocer, para saber más y para confirmar que no todo el mundo es como tú. A veces, un pasaporte permite ver algo que en tu rancho no es más que un mapa y una estadística. Algo que, de manera fabulosa, puede resumirse en cinco minutos y cuarenta y dos segundos.




Politik - Coldplay

Look at the earth from outer space
Everyone must find a place
Give me time and give me space
Give me real don't give me fake
Give me strength, reserve control
Give me heart and give me soul
Give me time, give us a kiss
Tell me your own politik

And open up your eyes, open up your eyes, open up your eyes, open up your eyes

Give me one 'cause one is best
In confusion, confidence
Give me peace of mind and trust
Don't forget the rest us
Give me strength, reserve control
Give me heart and give me soul
Wounds that heal and cracks that fix
Tell me your own politik

And open up your eyes, open up your eyes, open up your eyes, open up your eyes

Just open up your eyes

But give me love over, love over, love over this

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Menos mal que no todo el mundo no es como él.
Es muy triste que un hombre pueda tener tanto poder y creerse el representante de occidente. Es muy triste saber que formo parte de un saco que coge con sus manos y lo mueve como quiere. Menos mal que la ley no permite más años de poder...A ver qué nos depara el futuro...
El millor post fins el moment....sempre més....felicitats!
W.PQ

pi de sob dijo...

No dormirà amb la consciència tranquil·la, no! Farà balanç i crec que es tornarà a donar a la beguda... Però el mal ja estarà fet. El món és pitjor ara que fa set anys i bona part de la culpa és del personatge del ranxo. Potser el món s'ha de començar a plantejar quins líders triem.
(Post literari, sí senyor, estaves inspirat, men!)

Marina dijo...

Diuen que la distància fa veure les coses diferents, però malauradament, n'hi ha algunes que segueixen iguals.

Marina

PD: Després d'un mes d'estar per aquí avui és el primer dia que aconsegueixo entrar al teu blog. Es veu que el xino que vigila això de la censura deu estar fent una becaina avui...
És una pena no poder seguir-te a diari. Avui ja m'he empatxat de tots els teus post! Vés a saber quan puc tornar a llegir-te!