lunes, 26 de mayo de 2008

El ejemplo de Cortés

Se ha convertido en un ejemplo, seguramente sin quererlo. Héroe a su pesar, la vida de Juan José Cortés cambió cuando su hija Mari Luz desapareció y, semanas después, aparecía en la ría de Huelva. Llegó allí después que su presunto asesino, Santiago del Valle, acusado de pederastia por otros casos, la arrojara a un pozo. La muerte de Mari Luz era evitable porque Del Valle debería estar entre rejas. Así lo dictó un juez, pero la lentitud en el funcionamiento de la justicia propició que no se firmara la orden de prisión.
Ante este desbarajuste judicial y con su hija ya enterrada, Cortés inició una campaña para reunir la cantidad de firmas necesarias para modificar el tratamiento legal que se da a los pederastas, con la reivindicación de la cadena perpetua para los reincidentes. El Caminante apoya esta reforma, que ya ha logrado 570.000 adscripciones. .
Los actos de Juan José Cortés significan para mí dos cosas: una, el triunfo del hombre contra el sistema. Desde su barriada de Huelva y tragedia mediante, Cortés logrará –todo apunta a ello– modificar el código penal. De este modo, la Justicia hará más honor a su nombre y se evitarán casos como el de su hija.
Asimismo, defiendo la heroicidad de Cortés por otra razón: es gitano. Pese a ello, su actitud y la de su familia está siendo ejemplar, y se aleja mucho de los tópicos sobre esta etnia que muchos teníamos, algunos por desconocimiento y otros por haberlo vivido de primera mano. El discurso del padre de Mari Luz es sosegado, se aleja del ‘ojo por ojo’, y tienes ciertos visos de intelectualidad. Todo muy distinto de las escenas de mujeres que gritan desgarradas y los intentos de linchamiento al presunto culpable.
Hoy ha sido recibido por Zapatero, que le ha prometido que estudiará medidas para evitar la impunidad de los pederastas. Esperemos que así sea.

Foto: Efe / Mondelo
---------------------------------------
De reojo: Grande Rodolfo, pese a que estuvo poco desenvuelto en Belgrado. Algunos dirán que se hizo la pena, pero a mí me gustó. Spain is different. Al menos no tenemos patinadores dando vueltas al cantante.

1 comentario:

A.Orte dijo...

Grande, este señor, pero me queda la duda de si el mismo avance se podría hacer sin escenificaciones. Y puestos a poner el dedo en la llaga, por qué no se le ofrece la opción (a él u un jurista) de manifestar su posición en el Parlamento para que haya compromisos políticos firmes? Mucho me temo que tardemos en tener nuevas noticias.